Los bancos de madera para exteriores tienen muchas ventajas: La madera es un material natural que es se mezcla perfectamente con la naturaleza Los bancos de madera para exteriores son livianos y pueden ser fácilmente movidos. Son menos costosos que los bancos de piedra o metal para exteriores. Los bancos de madera para exteriores no se calientan con el sol, a diferencia de los bancos de metal, y no se mantienen frescos en climas fríos. Son más estables que los bancos de plástico y no es probable que se vuelquen con el viento. Los bancos de madera para exteriores son intemporales. La principal desventaja de un banco de madera para exteriores es el mantenimiento regular que requiere, ya sea aceitado, teñido o barnizado.