Y no sólo eso: prepara el cuerpo para situaciones críticas. Sí, lo hace, ver una película de terror te hace subir la adrenalina. que activa el sistema inmunológico; no es una coincidencia que un estudio haya encontrado que las personas que están acostumbradas a ver películas de terror tienen altos recuentos de glóbulos blancos.